Gestión biológica de plagas con feromonas y trampas

Controlar y vencer las plagas sin causar ningún daño al medio ambiente, sin riesgos para las personas y sin perjuicio para los cultivos, la tierra o el entorno… es hoy perfectamente factible. Es el fruto de muchos años de investigación científica aplicada a la gestión biológica de plagas mediante FEROMONAS.

Las feromonas son sustancias químicas volátiles, liberadas en el aire por los insectos, que son específicamente captadas por otros insectos de la misma especie y desencadenan un comportamiento o respuesta en los organismos receptores.

Las feromonas pueden clasificarse en sexuales, de agregación, de rastro, de alarma, de ovoposición, etc. Siendo las feromonas sexuales y las de agregación, las más indicadas para la detección, seguimiento y capturas masivas de plagas. Las feromonas sexuales son liberadas por las hembras para atraer al macho al apareamiento. Mientras que las feromonas de agregación son capaces de atraer tanto a machos como a hembras hacia la trampa.

También hemos desarrollado los atrayentes, tanto alimenticios como cairomonales, muy utilizados en seguimiento y captura masiva de muchas plagas.


Sectores


agricultura ecológica, agricultura intensiva, silvicultura, agricultura integrada, productos almacenados, sanidad ambiental


Campos de aplicación


plagas de cultivos herbáceos, plagas de cultivos leñosos, plagas de productos almacenados, plagas forestales, sanidad ambiental


Sistemas de control de plagas


monitoreo, captura masiva, confusión sexual

Ventajas del manejo de feromonas y trampas


  • Respetan el equilibrio biológico en los cultivos.
  • No incorporan residuos tóxicos a los alimentos ni al medio ambiente.
  • Es un sistema que no genera resistencia en las plagas.
  • Las feromonas son totalmente inocuas para el hombre y los animales domésticos.
  • Sirven para detectar precozmente las infecciones de las plagas.
  • Confirman el lugar donde se inicia el ataque.
  • Ayudan a identificar plagas específicas informando de la gravedad de la infección, para poder tomar las medidas de control oportunas.
  • Ayudan a comprobar la eficacia de las medidas de control adoptadas.
  • Optimizan la aplicación de productos fitosanitarios, reduciendo el coste y ahorrando tiempo.